viernes, diciembre 01, 2006

"...Por eso creo que todavía podemos salvar este país"

Una de estas noches salía de uno de los Carulla de mi ciudad con tres bolsas llenas que es más de lo que normalmente mi torpeza me permite y en ese malabar tenía que sacar las llaves del bolsillo, desactivar la alarma, abrir la puerta del carrito, meter las bolsas y encender.

Una vez adentro, ya iba a emprender la marcha cuando sentí que me golpeaban leve, pero apresuradamente en la ventana para darme algún mensaje. Normalmente, en Bogotá NADIE debe abrir la ventana. Yo lo hice. No me emburundangaron (qué sonoridad de palabra, pero qué péligro). Un muchacho y su novia apuntaron con su índice al piso y me mostraron un billete de 5.000 pesos. En los malabares prevehiculares se saltó de mi bolsillo.

Es triste, pero quedé sorprendido. Triste de pensar en que ese pequeño milagro debería ser natural ante las pequeñas desgracias cotidianas, pero feliz de que hubiera sucedido. Les agradecí muchísimo el gesto y les solté la frase del título: "Por eso creo que todavía podemos salvar este país".

La pareja me devolvió un poco de su satisfacción personal por haber expuesto su honradez con una hermosa sonrisa. Es ese tipo de gestos los que me dicen que !caramba!, todavía hay quienes creemos que este país se construye es con esos pequeños gestos, con muchos de esos gestos.

A veces creemos que la paz solo la hacen quienes crean fundaciones de todo para todos, con enormes esfuerzos financieros, con gigantescas campañas. Si cada uno simplemente hiciera lo correcto no necesitaríamos ejércitos; si cada uno creyera que no hay que cultivar una 'cultura del atajo', sino una de la reconciliación esta nación caminaría sola.

Ahhhh... Sí, soy un incurable y me emociono con tonterías como estas, pero esos pequeños milagros me mantienen vivo.

2 comentarios:

EDITOR GENERAL OIMC dijo...

Hombre Víctor, a veces personas de las que uno menos se lo espera, le dan a uno gratas sorpresas en la vida. Y uno trata de "perder el optimismo", o la fé en la vida, pero "ésta no se deja". :-)
Muy chévere este post, gracias.
Un abrazo, THILO.

Víctor Solano dijo...

Me alegra que te haya gustado Thilo. Un abrazo.