martes, octubre 10, 2006

La doble moral de Pedro Rubiano

Me han contado unas historias del cardenal Pedro Rubiano... Si se supieran y pudiesen comprobarlas tendría que callar inmediatamente y perderse. Sin embargo, si aparecieran esas pruebas, él diría que son falsas y que tiene las pruebas reales: Su testimonio en el que dice que todo lo distinto a lo que él tiene carece de fundamento.

5 comentarios:

caminante77 dijo...

Que te han contado Victor, nos dejas con la curiosidad a flor de piel,!!!! cuanta gente no quisiera saber este tipo de cosas y desmantelar de una vez por todas esa mafia; esa mafia que se teje en las mas altas esferas eclesiales.

Que sabor tan amargo me deja cada dia que pasa estas historias, quisiera no escucharlas; pero puede ser que cuando la gente sabe de ellas se libera, se alegra un poco y dice: si ve siempre se lo habia dicho, yo si lo sabia, eso estaba mas que cantado!!! (es toda la idea de lo que todo el mundo sabe pero que no se atreve a destapar hasta que algun valiente se levanta y grita)

Por eso es bueno saber estas historias no para revictimizar a las victimas, y preguntar con pelos y senales que sucedio, ni mas faltaba, sino precisamente para que se haga justicia, se repare y se diga la verdad sin ocultar nada ni a nadie.

Ojala esto pueda llevarse hasta las mas ultimas consecuencias.

Un abrazo en el camino!

Mr. White dijo...

Será que este Rubiano se deja crucificar por los pecados de sus feligreces y sus "similares" en la iglesia católica? Por que yo disfrutaria haciendole una herida en el costado y viendolo caer mas de una vez.

Sujetos de doble moral....

Víctor Solano dijo...

Hola Caminante: Es una historia escabrosa de la que alguien cercano fue testigo, pero digamos que hace parte de la vida privada del tal Monseñor- Y aunque me caiga como una patada al hígado no me parece ético contarla sin otro sustento. De todas manera filosóficamente coicndo contigo en que hay que saber la verdad.

Hola Mr. White: Seguramente no se dejará crucificar. Gracias por tu visita.

Anónimo dijo...

La iglesia ha estado podrida y lo seguirá estando.

Víctor Solano dijo...

Segura y lastimosamente.